Las 5 claves para hacer una mudanza con niños

¿Cómo hacer una mudanza con niños o bebés?

Toda mudanza supone un gran cambio para toda la familia: nueva casa, un nuevo barrio, quizás una nueva ciudad o incluso país, amistades diferentes, nuevo entorno,… Y todas estas situaciones pueden llevarnos a situaciones de estrés. Está claro que el proceso de la mudanza no debe ser una situación desquiciante de modo que póngase siempre en manos profesionales. Sin embargo, hay quizás un colectivo dentro de la familia que se vea más afectado por los cambios: los niños. En esta entrada vamos a tratar de sistematizar  algunos consejos que le ayudarán a enfrentarse a una mudanza con los más “peques” de la casa.

Una mudanza sea cual sea su ámbito geográfico va a suponer siempre cambios para el núcleo familiar. Y eso es así por algo tan sencillo como que el lugar en el que hasta ahora desarrollábamos nuestra parte más íntima cambia; nuevas habitaciones, una salón distinto, nuevos vecinos, etc. Y obviamente acostumbrarnos a eso nos va a llevar cierto tiempo.

Los niños son seguramente los miembros de la familia que más van a notar todos esos cambios. De ahí, que les animemos a tomar buena nota de estos consejos de cara a organizar la mudanza con los más pequeños.

  1. Comunicación. Es fundamental explicarles la situación real, el motivo por el que la familia ha tomado la decisión de trasladarse. Hablaremos con ellos sobre si la mudanza viene motivada por cuestiones laborales, familiares, etc…destacando siempre la parte positiva de la mudanza.  Con ello ayudaremos a los niños a asimilar el traslado.
  2. Adelantarse a la situación. Siempre que sea posible es muy buena idea que los más pequeños vean de antemano cual va a ser su próximo lugar de residencia, que conozcan la casa y su configuración y aceptar –porque no- opiniones respecto a la misma.
  3. Participar en la mudanza. Fundamental; los niños pueden embalar parte de sus cosas. Además de embalar, vuestros hijos pueden ayudar en la decoración de su cuarto y en la manera que organizaremos el traslado de sus cosas.
  4. Mejor no comunicar. Estamos en la era de las comunicaciones; tenemos el correo electrónico, el móvil, los “whatsapp”, que obviamente nunca podrán sustituir al contacto personal. Vamos a aprovecharnos de todo ello permitiendo que los niños mantengan el contacto con sus amigos. La parte más dura de una mudanza para un niño, y no tan niño, es la separación de sus amigos. En este apartado serán claves el optimismo y la comprensión.
  5. Estar vigilantes. El  miedo al rechazo tras la mudanza en su nuevo espacio (colegio, grupo de amigos, vecindad, etc.) puede provocar en los más pequeños sentimientos de frustración e inseguridad. Por ello deberemos estar atentos ante cualquier posible cambio de conducta.

Teniendo en cuenta estas 5 claves nos aseguraremos el éxito en la mudanza con los niños, a la vez que invertiremos en nuestra propia tranquilidad.

De todos modos la mudanza siempre es complicada, por ello es mejor dejar toda esta parte a una empresa de mudanzas, para centrarnos nosotros en cosas como la parte emocional de la familia, tal y como hemos comentado en este artículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *